© Inforc Ecuador 2020 - Todos los Derechos Reservados

  • LinkedIn - Inforc Ecuador
  • Twitter - Inforc Ecuador
  • Facebook Inforc Ecuador
  • Equipo Inforc Ecuador

¿Cómo puede ayudar un WAF a tu estrategia de ciberseguridad?

Hoy día nadie se pregunta si es necesario instalar un antivirus en el computador personal, ni si se debe colocar una contraseña en el WIFI de la casa. Comprendemos que Internet está plagada de virus y amenazas, que si nos conectamos a una página web infectada es muy probable que nuestra equipo termine infectado. Sin un antivirus en su máquina, usted puede decidir qué sitios visitar y cuáles no; pero su sitio web no puede elegir quién lo visitará.


Si una máquina puede ser infectada por un sitio web, esto también significa que el sitio web se infecta. Le parecerá tonto que haga esta explicación, pero es increíble la gran cantidad de dueños de sitios web que no mantienen una protección para el mismo.

A medida que aumenta el número de aplicaciones expuestas a Internet y la especialización de los ciberdelincuentes, también aumenta el número y la complejidad de las amenazas especializadas en el entorno web.


Pero ¿Qué es un WAF?

WAF es el acrónimo de Web Aplication Firewall (Muro de fuego para Aplicaciones Web).

Un WAF es un dispositivo hardware o software que permite proteger los servidores de aplicaciones web de determinados ataques específicos en Internet. Se controlan las transacciones al servidor web de nuestro negocio.


El WAF opera por medio de un conjunto de reglas, normalmente denominadas directivas. Estas directivas tienen el fin de proteger contra vulnerabilidades en la aplicación mediante la filtración del tráfico malicioso. El valor de un WAF procede, en parte, de la velocidad y facilidad con que se pueden aplicar modificaciones en las directivas que permiten una respuesta más rápida ante diversos vectores de ataque; durante un ataque DDoS, se puede implementar rápidamente la limitación de velocidad modificando las directivas del WAF.


Por qué los WAF son tan importantes

La realidad es que el uso de aplicaciones web públicas cada vez está más extendido, y empresas en todo el mundo utilizan muchas de ellas como son:

  • Aplicaciones web

  • API

  • Aplicaciones móviles

  • Dispositivos IoT

Este incremento en su uso aumenta considerablemente los riesgos de recibir ataques mucho más potentes e incrementar su asiduidad.

Según el informe que estamos analizando y la empresa Akamai, la media de ataques recogidos en los últimos periodos de tiempo son de 10 millones de ataques diarios. Esta cifra cada vez aumenta en mayor proporción.


Como hemos comentado ya, un firewall tradicional sirve como medio de seguridad entre equipos o servidores. En el caso de los WAF, hacen de medio de seguridad entre servidores y un cliente web (aplicación web). He aquí su creciente importancia en su uso en todo el mundo.


¿Cómo funciona un WAF?

Básicamente el WAF se encarga de inspeccionar el tráfico antes de que este llegue a la aplicación web. De esta manera protege al servidor filtrando posibles amenazas.

Estos son algunos de los ataques que es capaz de parar un WAF:

  • Inyección SQL

  • Ejecución de archivos maliciosos

  • Scripts de sitios

Estos tipos de ataques que un WAF es capaz de parar pueden provocar graves incidentes en un sitio web, empezando con la posibilidad de paralizarlo, reduciendo el rendimiento y con la capacidad de filtrar datos.


El futuro de los WAF se encuentra en la nube

La nube aparece como elemento esencial en muchas soluciones tecnológicas, y en las soluciones de seguridad no iba a ser diferente. Según el estudio Gartner comentan que en los próximos años se espera que las soluciones WAF en la nube se triplicará respecto a las actuales.

La nube nos ofrece características diferenciadoras como es la escalabilidad, personalización y flexibilidad, al igual que pasa con los servidores, estas opciones no nos lo da un servidor físico pero si un servidor cloud. Por ello, con las WAF ocurre lo mismo.

  • Reducir el riesgo de tiempo de inactividad, robo de datos y brechas de seguridad

  • Contar con capacidad de escala para ofrecer protección ante los mayores ataques DoS y DDoS

  • Garantizar un alto rendimiento, incluso durante los ataques

  • Defenderse de amenazas nuevas y emergentes

¿Por qué necesito un WAF?

Como cada día son más los sitios web diseñados, y en su gran mayoría quienes los diseñan no cuenta con conocimientos en seguridad informática, para un hacker malicioso es más rentable diseñar un bot (programa autónomo) para navegar en la Internet, detectar sitios web sin protección y utilizarlos para su beneficio, que ponerse a atacar un sitio a la vez. Por eso las amenazas para sitios web están surgiendo y evolucionan todos los días.


Mantenerse al día con las tendencias de hacking puede ser muy estresante para cualquier administrador de sitios web o webmaster.

Algunas empresas tienen sus sitios web alojados en servidores propietarios, sin embargo debe comprender que los firewalls de redes y locales por sí solos no pueden evitar que los hackers entren a tu sitio web. Muchas de esas soluciones no son efectivas cuando se trata de detener el tráfico malicioso en línea.


Tener un Firewall para Aplicaciones Web (WAF) en efecto proporciona tranquilidad a las empresas y propietarios de sitios web. Por otro lado, si tu sitio web es hackeado, ¿cuántas horas vas a desperdiciar tratando de encontrar el problema y solucionarlo? Y todavía no hemos considerado la cantidad de dinero que vas a perder por tener un sitio web sin protección, y el que tendrás que invertir para recuperarlo.


Un WAF funciona como una vacuna para tu sitio web. Es una medida preventiva para que tu sitio web no se infecte o quede fuera de línea. A nadie le gusta que lo vacunen, pero el costo de enfermarse siempre es mil veces mayor. Si te gusto la información recuerda visitar nuestra página https://www.inforc.lat/portafolio y buscar alternativas que te pueden ayudar a la hora de hablar de seguridad informática para tu empresa.


En INFORC, creemos en la ciberseguridad.

15 vistas